Llamados del mas allá

Otro frío invierno en Valeria del Mar, la casa de vacaciones estaba ya terminada y la nueva familia vecina del lugar se había instalado unos días allí para supervisar los últimos detalles, corría el mes de agosto y todos los pobladores del lugar buscaban incesantemente a los hermanitos Mondaque quienes habían desaparecido hacía dos meses atrás.
Los nuevos vecinos siempre se mantuvieron al margen de la búsqueda y los encuentros que día por medio se hacían en la casa de los padres de los chiquitos desaparecidos.
La tarde que se marchaban algo muy extraño sucedió, "cuando estaban punto de emprender el retorno y ya habían puesto el auto en marcha el padre se molesto con su pequeña hija porque esta seguía parada, como extraviada frente una heladera familiar en desuso y abandonada en un terreno baldío" contó el comisario inspector Germán Gomez, jefe de la seccional Pinamar. El hombre mando a su hijo para que la llamara y subiera al auto, el pibe volvió solo y con una inquietante respuesta. Les dijo que su hermanita no quería volver porque los chicos que estaban dentro de la heladera no querían jugar con ella.
Tres días después la policía abrió la puerta de aquella heladera y el espanto se hizo presente una vez mas.
El 17 de junio de 1984 era otro día frió, los hermanitos Roberto (8) y Fernando Mondaque (7) desaparecieron de la humilde vivienda que ocupaban con sus padres. Los vecinos contaron que los chicos se encontraban jugando en la puerta de la casa cuando por allí paso un caballo blanco al que empezaron a perseguir para enlazarlo en otra típica travesura infantil, nunca regresaron. Al caer la noche los padres empezaron a intranquilizarse, los hermanitos solían irse de la casa pero nunca tanto tiempo.
A partir de ese día comenzaron a formase grupos que con linternas y hasta con antorchas no paraban de rastrillar el lugar día y noche en una intensa búsqueda que abarco 150 km. cuadrados y donde hasta las cuevas naturales de la zona fueron objeto de una prolija pesquisa. Con el apoyo de casi todo el personal de la seccional Pinamar se organizaron numerosas partidas con la colaboración también de baqueanos de la zona, bomberos y vecinos. No se dejo un lugar sin remover, se utilizaron caballos, helicópteros y maquinaria municipal para revolver médanos. Cientos de afiche con el rostro de los niños empapelaron todo el lugar.
Para sorpresa de todos cuando se cumplieron dos meses de la desaparición aparece en escena un personaje poco común en estos casos, un parapsicologo de la zona famoso por sus reiterados aciertos en casos de difícil resolución, creer o reventar.
"No busquen mas , detengan todos los rastrillajes" anuncio ante la sopresa de todos, "los niños no se encuentran a mas de cincuenta metros de su casa, eso es todo lo que percibo".
Al día siguiente en el interior de una vieja heladera en desuso, abandonada a unos metros de la casa de lo Mondaque aparecieron los cuerpos de los hermanitos.
Los peritajes forenses arrojaron que al momento del hallazgo, los niños llevaban diez días muertos y que habían sido sometidos a feroces castigos y reiteradas violaciones.
Hubo dos detenidos, un albañil de 45 años que fue liberado rápidamente por falta de merito y un joven de 19 años también albañil que fue declarado insano e inumputable por los psiquiatras del instituto de Melchor Romero.
Hoy a 25 años del caso los padres de los chicos y los vecinos siguen reclamando un juicio que nunca fue y que quizás nunca llegue.

Fuente: Crímenes famosos de E. Sdrech

Comentarios

  1. capaz que pueda resolverlo, necesito los medios

    ResponderEliminar
  2. No conocía la historia, tan lamentable como cualquier hecho de esta naturaleza. Pero está mal redactada ... ya pasaron muchos años y lo único que pido es que esos dos angelitos descansen en paz. Me intriga la escena de la nena que decía que ellos no querían jugar .. ella no podía verlos?, la heladera estaba cerrada (atada)?, cómo lo supo?, porque dijo eso?. Es lo mas trascendente de esta investigación y lo que hace referencia al título, sin embargo no lo explican. Se niegan a aceptar que hay "algo mas" aunque de hecho fueron encontrados por la percepción de un parapsicólogo. Y el testimonio de la nena?, como no profundizaron mas en su comentario?. Los niños en su inocencia son los mejores parapsicólogos, perciben mucho mejor estas situaciones porque no hay nada en su mente que bloquee "lo increíble", ellos no están concientes de la muerte, por lo que pueden tener visiones o escuchar voces que los adultos no, lo digo con conocimiento de causa porque me sucedió muchas veces, yo tengo experiencias paranormales desde mis 3 años.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares